Utilizar la estrategia seo

Utilizar la estrategia seo para salvar la brecha de comunicación

No estamos cumpliendo nuestros objetivos de emisiones de CO2, estamos viendo una sobreexplotación generalizada y estamos entrando en un sexto evento de extinción masiva. Esto no augura un futuro económico sólido. La ciencia pide a gritos que se tomen medidas urgentes y, sin embargo, la sociedad parece estar decaída, arrastrando los pies hacia un futuro más sostenible.

¿Cuál es la causa de esta falta de acción?

Los medios de comunicación del Reino Unido están fallando en nuestra crisis medioambiental, mientras que en Estados Unidos sólo el 1,2% de las noticias comunican los problemas. La falta de discurso, agravada por el aumento de la desinformación y las noticias falsas, está creando un torrente que yo califico como nuestra crisis de comunicación.

Trabajo en la Agencia SEO, donde utilizamos la optimización de motores de búsqueda (SEO) como herramienta para comunicar los problemas medioambientales, junto con las soluciones, como parte de nuestra estrategia de sostenibilidad. En este artículo explico cómo lo hacemos. Propongo una acción empresarial en forma de SEO para que el optimismo cierre nuestra crisis de comunicación para un futuro más sostenible, apoyando a nuestras empresas, a las personas y a nuestro planeta.

La búsqueda de la verdad en una crisis de comunicación

El grito ahogado en la niebla envolvente. Un cuerpo inerte con las alas caídas. Todo quedó en silencio. El último de la especie, desaparecido para siempre.

El alca común era una especie apreciada por su carne, su aceite y sus plumas, pero sucumbió a la codicia humana y a una práctica insostenible. A medida que el número de aves disminuía, su valor económico se cuadruplicaba por su rareza.

El valor económico de estas aves atrajo al hombre, con grandes sumas entregadas a quienes estaban dispuestos a matar. La última pareja reproductora chillaba bajo la mano del hombre y se escribía el último cheque del ave, sus crías aplastadas bajo una bota de cuero.

Los que cazaron estas aves hasta su extinción sabían poco sobre el fin y el valor de los preciosos recursos naturales. Por ello, la sobreexplotación se disparó, estimulada por la desinformación que tildaba a las aves de brujas malignas, una idea que inspiraba poca empatía hacia sus últimos gritos.

Desde este ejemplo del siglo XIX hasta la actualidad, los seres humanos no han mejorado la protección del medio ambiente de la Tierra y sus criaturas.

  • En 2019, el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil anunció la reciente aceleración de la deforestación en la Amazonia, que aumentó un 84%. Esta selva alimenta ríos que generan el 70% del PIB de Sudamérica. Además, secuestra ~86 mil millones de toneladas de dióxido de carbono, ayudando a estabilizar nuestro clima.
  • Los estudios indican que la tasa actual de extinción de especies es x1000 mayor que la tasa normal (de fondo) de extinción. La biodiversidad sustenta la actividad económica, apoyando la agricultura, la silvicultura y los productos pesqueros, además de estabilizar los ciclos hidrológicos naturales, los suelos fértiles y un clima equilibrado.
  • Los informes de 2019 indican que las emisiones de CO2 son un 4% superiores a las de 2015. Esto significa que no estamos en camino de cumplir nuestros objetivos climáticos, entrando en un territorio desconocido con ciclos climáticos naturales alterados. ¿Podría ser bueno el resultado? A juzgar por los acontecimientos recientes, con una mayor frecuencia de tormentas, olas de calor abrasadoras y sequías que se extienden, yo digo que no.

¿Qué hemos aprendido?

La trayectoria actual no parece prometedora. Con árboles que valen más muertos que vivos, estamos arrasando los ecosistemas naturales hasta su extinción, simulando las acciones de nuestros antepasados del siglo XIX pero a mayor escala.

Si seguimos como hasta ahora, crearemos un mundo estéril, despojado y hostil para nuestros hijos. Es un pensamiento inquietante, suficiente para inspirar la acción de todos para hacer algo y ser más sostenibles.

Sin embargo, esta acción parece faltar, ¿por qué?

La crisis de la comunicación

No me di cuenta de la magnitud de nuestra crisis medioambiental hasta que entré en mi tercer año de universidad estudiando Biología del Cambio Global. Salí de las clases conmocionado, los peligros de nuestro desastre medioambiental me golpearon como una bala en las tripas. Y éramos nosotros, los humanos, los que teníamos el arma.

Sabía que teníamos un problema, pero no sabía que fuera tan grave.

¿Por qué tuve que pagar más de 36.000 libras en concepto de matrícula para comprender plenamente mi responsabilidad de abordar mis comportamientos insostenibles?

En ese momento (octubre de 2015), Indonesia estaba ardiendo y, sin embargo, la cobertura informativa se centraba en el episodio de Halloween de Dancing with the Stars. La gente estaba viendo el espectáculo de terror equivocado, ya que los titulares se alejaban del verdadero problema.

Esta ausencia de atención noticiosa se agrava con el riesgo de desinformación y noticias falsas en línea. En 2016 el Diccionario Oxford seleccionó como palabra del año posverdad, que se define como:

“Relativo o que denota circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que las apelaciones a la emoción y a las creencias personales”

¿Cómo podemos definir la información como falsa?

La información falsa es aquella que se da y que no está respaldada por la observación y la experimentación. Es decir, hay una base científica sólida para determinar que la afirmación es errónea.

Los pescadores del siglo XIX creían que las alcas grandes eran brujas. Una creencia impulsada por una comprensión incorrecta y una ausencia de información objetiva, probablemente porque esta información no estaba disponible en la época. Los mitos y la ignorancia del impacto estimularon la explotación continua. Como resultado, la economía azul sufrió un golpe fatal con la pérdida permanente de un valioso recurso natural.

  • ¿Se repetirá la historia?
  • “El cambio climático es un engaño”.
  • “Las tasas de extinción actuales son naturales”.
  • “La Tierra tiene una oferta superabundante de recursos para uso indefinido”.

Todo lo anterior son mitos, que se propagan como los incendios forestales que los provocaron. Estos mitos son peligrosos ejemplos de información falsa que amenazan a la sociedad con la inacción para abordar nuestra actual crisis medioambiental.

Cuando esta comunicación difunde información falsa, la preocupación se apodera de nosotros.

Es necesario comunicar con mayor eficacia las cuestiones relativas a nuestra crisis medioambiental y la ciencia que respalda estas conclusiones. Por ejemplo, una montaña de pruebas indica los impactos eternos del cambio climático, y sin embargo sólo ⅔ de los ciudadanos estadounidenses están preocupados por ello.

Esta comunicación es fundamental para dar forma a una comprensión social del mundo natural y de nuestro papel de influencia. Es evidente que la información importante no está llegando a todo el mundo y/o las noticias falsas están teniendo más eco.

Así que tenemos una crisis de comunicación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.