smartphone durara

¿Y si nuestro smartphone durara 10 años? Las exigencias del derecho a la reparación y el modelo Fairphone4

La incesante producción de nuevos modelos crea problemas considerables en cuanto a las emisiones climáticas y el suministro de materias primas. Por eso crece la presión en Europa para garantizar el derecho a la reparación. El ejemplo de una empresa holandesa demuestra que el cambio es posible.

Todos sabemos muy bien que la vida media de nuestros smartphones es de unos dos años. El lanzamiento de nuevos dispositivos es cada vez más frecuente y esto conlleva una serie de problemas: uno de ellos son las actualizaciones de software, que a largo plazo perjudican el rendimiento de los dispositivos más antiguos, lo que lleva a los usuarios a comprar otros nuevos.

En el pasado, algunos fabricantes, como Samsung y Apple, han sido incluso multados por provocar la obsolescencia programada de sus dispositivos. Además, para proteger sus secretos comerciales y la privacidad de los consumidores, muchos grandes fabricantes ponen en el mercado dispositivos “bloqueados” que sólo pueden repararse en tiendas autorizadas como armnet.es. Las investigaciones nos dicen que sólo un 11% de las personas reparan sus teléfonos cuando se rompen. Sustituir el smartphone suele ser la solución más fácil y barata para los consumidores.

¿Pero qué significa esto? Cada año se venden 210 millones de smartphones en la Unión Europea, casi siete por segundo. Y los viejos acaban en la basura. En 2019 se generaron más de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos (RAEE). Sólo el 17% se recicló correctamente.

Y la situación va a empeorar. De hecho, según un estudio de Yale de 2020 publicado en el Journal of Industrial Ecology, aunque la masa total de residuos electrónicos está disminuyendo a medida que los dispositivos se hacen más pequeños, la inminente revolución provocada por el Internet de los objetos corre el riesgo de aumentar la cantidad de residuos electrónicos de forma exponencial.

Solo en Italia se recogieron más de 365.000 toneladas de RAEE en 2020, lo que supone un aumento del 6,4% respecto al año anterior. La única manera de invertir la tendencia es acabar urgentemente con la obsolescencia prematura de estos productos. En vísperas del Día Internacional de los Residuos Electrónicos, cuarta edición de la jornada dedicada a la concienciación sobre la reducción y el reciclaje de los residuos eléctricos y electrónicos (RAEE), echemos un vistazo a lo que ocurre en el mundo en cuanto a la prolongación de la vida útil de nuestros smartphones.

¿Cuánto contamina nuestro smartphone?

“El smartphone más ecológico es el que ya tienes”, explicó a la CNN Cole Stratton, profesor asociado de la Universidad de Indiana Bloomington. “Los teléfonos inteligentes parecen tan pequeños e insignificantes -continuó Stratton- que, a menos que se hayan estudiado las cadenas de suministro y se conozca todo lo que conlleva su fabricación, no se tiene realmente idea de lo devastadores que son para el medio ambiente.

Uno de los principales problemas asociados a la producción de estos dispositivos electrónicos es el agotamiento de los metales preciosos. El reciclaje de estos elementos permitiría un uso menos intensivo de los recursos naturales y evitaría el envío de los dispositivos al vertedero.

Cada vez que se fabrica uno de estos teléfonos, se generan entre 40 y 80 kg de CO2. Apple, por ejemplo, ha dado a conocer las cifras de su último iPhone: el 81% de los 64 kilogramos de emisiones de carbono que genera un solo dispositivo proceden únicamente del proceso de fabricación.

No es mucho: al parecer, el equivalente a un viaje en coche de Los Ángeles a San Diego (130 millas). Pero multiplicado por los cientos de millones de iPhones vendidos cada año, las cifras se disparan. Si a esto le añadimos los innumerables dispositivos personales que utilizamos cada día, podemos ver el enorme daño que esto puede causar al medio ambiente.

Prolongar la vida de nuestros teléfonos móviles

Una de las soluciones desplegadas en los últimos años ha sido la de los teléfonos remanufacturados, reacondicionados o renovados: productos a los que se les da una nueva vida para ser revendidos tras ser inspeccionados y reparados, entrando en el circuito de la economía circular. ¿El resultado? Menos residuos, menos emisiones de CO2 y una importante ventaja para los consumidores, que compran teléfonos móviles con descuentos de hasta el 60%. Desde 2016, Apple ha puesto en marcha un programa de venta global de iPhones reacondicionados y Amazon también ha abierto una sección de comercio electrónico dedicada a los dispositivos reacondicionados.

Las cadenas de segunda mano también se fortalecen: servicios como Secondhand Mobile ofrecen smartphones, PCs, tabletas y smartwatches de segunda mano con un año de garantía gratuita y una semana para probar el teléfono adquirido y posiblemente sustituirlo por otro modelo de su elección. Además, ofrecen la devolución de los productos, el seguro Kasko y la asistencia continua a través de la aplicación.

En los últimos años, los defensores del derecho a la reparación -entre ellos el cofundador de Apple, Steve Wozniak- han empezado a reclamar leyes que obliguen a los fabricantes de dispositivos a facilitar el desmontaje de los teléfonos y a facilitar herramientas e información para su reparación, así como actualizaciones de software y seguridad a largo plazo.

Esta presión llevó a la Comisión Europea, en marzo de 2020, a aprobar un nuevo “derecho de reparación”, que obliga a los fabricantes de dispositivos electrónicos a cumplir ciertos criterios de diseño y fabricación, pero también a poner a disposición piezas de repuesto y a proporcionar instrucciones para reparar los productos.

Si los consumidores pudieran reparar sus dispositivos con mayor facilidad, no tendrían que sustituirlos con tanta frecuencia, lo que reduciría el impacto medioambiental y los residuos electrónicos.

Un smartphone puede durar diez años

Sin embargo, hay quienes piensan que esto aún no es suficiente. También porque, de momento, la nueva normativa sólo se aplica a las lavadoras, los lavavajillas, los frigoríficos y las pantallas, incluidos los televisores, pero no a otro tipo de aparatos más propensos a la obsolescencia programada, como los smartphones. Además, no abordan las cuestiones centrales del coste de las reparaciones y las actualizaciones del software.

Sin embargo, ampliar la vida útil de los smartphones europeos a diez años permitiría ahorrar 6,2 millones de toneladas de CO2 al año. Eso es como sacar 3 millones de coches de la autopista. Este es el objetivo que se ha marcado el movimiento Right to Repair Europe con su proyecto 10Year Phone.

Es un teléfono diseñado para ser completamente desmontado y reparado. Se trata de un dispositivo construido de forma ética y sostenible, con una garantía de 10 años para las piezas de repuesto y 10 años de soporte de software.

Right to Repair Europe ha lanzado una campaña de crowdfunding para apoyar su producción. Lástima que este proyecto no exista por el momento. Al pulsar el botón para contribuir a la campaña y reservar el smartphone, aparece este mensaje:

“Lo siento chicos. Debido a las intensas presiones de las grandes empresas tecnológicas y a la falta de ambición de los políticos, productos como el 10Year Phone siguen siendo un sueño. Pero podemos cambiar eso. La UE propone medidas para que los productos sean más reparables y duraderos. Si quieres que este teléfono esté garantizado durante 10 años, ayúdanos. Firme nuestra carta a la Comisión Europea. Aplica un poco de presión.

Así, apoyando la campaña “Derecho a reparar Europa”, no gastarás dinero para garantizar la producción y no podrás reservar ningún smartphone. Pero podrá formar parte del grupo de presión que pide a Europa teléfonos realmente reparables, fáciles de desmontar, con piezas desmontables (baterías ante todo) y sin bloqueos de software.

A este respecto, la carta subraya que los programas informáticos deben durar al menos 10 años, y que las piezas de recambio y la información sobre reparaciones deben ser accesibles para todos. Por último, todo el mundo debería poder tomar decisiones de compra informadas sobre la reparabilidad de los teléfonos que compra. Por ello, Right to Repair Europe reclama un “índice europeo de reparaciones” que muestre a los consumidores cuáles son los teléfonos más fáciles y baratos de reparar.

La experiencia Fairphone

Desde hace algún tiempo, gigantes de la tecnología como Apple y Samsung también trabajan para hacer más sostenibles sus procesos de producción y la distribución de sus productos, desde las materias primas hasta los envases.

En los últimos años, la empresa coreana ha seguido ampliando el uso de materiales sostenibles, consiguiendo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 1544 toneladas en 2019 y para 2030 pretende ahorrar 7,5 millones de toneladas de residuos electrónicos. Pero Apple parece estar aún más adelantada en términos de conciencia medioambiental. No es casualidad que en 2017, según la guía de Greenpeace para una electrónica más ecológica, Apple estuviera a la cabeza de la lista. Para 2030, Apple tiene previsto conseguir la neutralidad de carbono, desde el abastecimiento de materiales hasta el transporte y la recuperación de materiales al final de su vida útil, pasando por el uso.

Sólo una empresa lo ha hecho mejor en términos de impacto medioambiental en los últimos años. Se trata de Fairphone, una empresa social holandesa que comenzó a producir smartphones en 2013. Todo empezó con una campaña de crowdfunding, pero hoy Fairphone es una empresa independiente con más de 70 empleados en 20 países diferentes. Su misión es crear el teléfono inteligente “más justo” del mundo: un teléfono que sea justo y asequible, y que dé prioridad a los derechos humanos, la protección del medio ambiente y el bienestar de los trabajadores.

Los productos de Fairphone están hechos para durar. Tienen un diseño modular y reparable y están fabricados con materiales reciclados. Al buscar soluciones sostenibles para los componentes electrónicos, se reduce la creación de residuos, fomentando la reutilización y la reparación. Por último, Fairphone subraya que los minerales utilizados no proceden de zonas de conflicto y que los trabajadores tienen siempre garantizados unos salarios y condiciones adecuados.

Lea también: El Parlamento Europeo aprueba una resolución sobre el derecho a la reparación. “Ahora hay que cambiar el sistema

La lucha contra la obsolescencia programada no se detiene

Mientras escribimos esto, el Fairphone 4 5G está siendo lanzado en Europa. Ya está disponible para su precompra y debería enviarse a partir del 25 de octubre. El Fairphone 4 5G no sólo es un smartphone respetuoso con el medio ambiente, sino que también está en sintonía con los tiempos, con el objetivo de cerrar la brecha tecnológica con los grandes nombres de la industria, que habían condicionado el éxito de los modelos anteriores.

Para desafiar la obsolescencia programada, Fairphone 4 ofrece una garantía de cinco años, fácil desmontaje, reparación y sustitución de piezas. Así como la reciclabilidad y la compra de materiales procedentes de países libres de conflictos.

En cuanto a su modularidad, Fairphone proporcionará ocho módulos de reparación para el teléfono, para que cada uno pueda arreglar su propio smartphone. Los clientes recibirán pantallas de repuesto, baterías, cubiertas traseras, puertos USB-C, altavoces, auriculares, cámaras traseras y cámaras selfie.

No es de extrañar que los dos teléfonos anteriores de Fairphone sean los únicos dispositivos que han recibido una puntuación perfecta de reparabilidad en el sitio de referencia iFixit.

“Damos un paso más para preservar los materiales preciosos utilizados en la producción de productos electrónicos”, se lee en la página web oficial de Fairphone. Y de nuevo: “Cuando compras un Fairphone 4, reciclamos responsablemente o damos una segunda vida a un teléfono antiguo. Esto significa una compensación del 100% por el material que ponemos en el mercado”.

Esta parece ser la solución más ecológica del mercado hasta la fecha. Aunque, a la espera de su lanzamiento, una cosa es cierta: a pesar de los avances en materiales sostenibles, no fabricar un nuevo dispositivo sigue pareciendo la opción más ecológica. El smartphone más ecológico sigue siendo el que ya tienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.