Optimización del consumo en las instalaciones sanitarias

Optimización del consumo en las instalaciones sanitarias

Optimización de consumos en sistemas sanitarios, con tecnologías de alta eficiencia energética.

Los costos de energía pueden representar hasta el 3% de los costos totales de una instalación de atención médica. Más del 40% del consumo de energía se debe a los sistemas de aire acondicionado, mientras que la iluminación, el agua caliente sanitaria y la lavandería representan alrededor del 15% cada uno.
El porcentaje restante del consumo proviene de Insumos médicos.

También en el sector de la salud, la introducción de tecnologías basadas en fuentes renovables permite incrementar la eficiencia energética, haciendo que los hospitales y clínicas sean más eficientes y sostenibles.

Los baños son realidades muy complejas, a menudo formadas por varios edificios, cada uno de los cuales incluye diferentes espacios y departamentos. Cada uno de estos ambientes debe poder garantizar condiciones específicas, en términos de calefacción y refrigeración, suministro de equipos, suministro de agua caliente.

Contar con sistemas que te permitan optimizar el consumo energético es sin duda una ventaja para la sostenibilidad económica de clínicas y hospitales.

Las soluciones más válidas para los sistemas sanitarios en términos de eficiencia son sin duda las relacionadas con la autoproducción energética, por tanto, la cogeneración y la fotovoltaica, así como los nuevos sistemas de iluminación, bombas de calor, calderas de alta eficiencia y sistemas de calefacción de gestión inteligente de los edificios.

Cómo lograr la eficiencia energética en los hospitales

Solo en estos días de emergencia sanitaria y crisis del coronavirus nos hemos dado cuenta de la importancia y crucialidad de las instalaciones sanitarias y hospitalarias para nuestro país.

Detrás del trabajo diario de médicos y enfermeras contra el Covid-19, hay un sector organizado y ramificado, que incluso antes de esta emergencia desempeñaba un papel importante en nuestra economía: basta pensar que el gasto en salud, entre público y privado, en Italia es alrededor de 140 mil millones de euros, o alrededor del 8,8% del PIB nacional.

Como todas las actividades económicas y sociales, el sector de la salud también necesita energía para su funcionamiento, tanto eléctrica (para el funcionamiento de los distintos sistemas) como sobre todo térmica (para el acondicionamiento / calefacción de edificios). ù

Los hospitales, en particular, destaca el GSE – Energy Services Manager, «son estructuras sanitarias complejas, pueden estar compuestas por más de un edificio y se caracterizan por un elevado consumo energético». Según algunas estimaciones, la energía representa alrededor del 5% de la facturación del mundo sanitario, aunque el cálculo no es sencillo debido a la subcontratación de los servicios de mantenimiento y gestión de las plantas.

El papel de los sistemas HVAC

Centrémonos, en particular, en el uso de energía térmica que, como anticipábamos anteriormente, representa más de 2/3 del consumo total de energía de una instalación sanitaria. Basta pensar que procesos y actividades como la ventilación, la calefacción, el aire acondicionado, el agua caliente, la lavandería, la cocina, la fisioterapia, los equipos médicos, la esterilización, están asegurados por la energía térmica.

La gran mayoría del requerimiento de calor, a su vez, está asegurado por los sistemas HVAC – Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado, que no solo deben garantizar las condiciones de confort y calidad del aire para las personas (pacientes, personal, visitantes), sino que deben Satisfacer ante todo las necesidades de las actividades médicas realizadas en entornos y / o departamentos específicos.

En general, por lo tanto, es posible afirmar que los valores de temperatura del aire, humedad relativa y flujo de aire externo y recirculante deben definirse de acuerdo con las necesidades específicas de cada tipo de ambiente hospitalario.

La referencia, en particular, es a los quirófanos, los cuidados intensivos, el departamento de infecciosos en el que, obviamente, deben garantizarse unas condiciones de calidad (e higiene) del aire superiores a los departamentos hospitalarios.

Factor que implica un mayor gasto de energía térmica. No en vano, los sistemas de climatización de los establecimientos sanitarios se diseñan diferenciándolos según las patologías o la intensidad de los cuidados a los que están destinados los diferentes entornos.

La monitorización como base de la eficiencia energética en la sanidad

Ante esta situación, ¿qué se puede hacer entonces para mejorar la eficiencia energética de un hospital y reducir el consumo energético? En primer lugar, como en todos los demás sectores, es necesario conocer en detalle las fuentes de consumo energético.

La instalación de soluciones de monitorización y automatización de edificios también es muy recomendable en el ámbito sanitario, ya que puede permitirle identificar varios tipos de ineficiencias de un vistazo, que pueden dar lugar a intervenciones técnicas específicas.

Una primera intervención, es fácil de entender, se refiere a los sistemas HVAC de los que, como hemos dicho, deriva la mayor parte del consumo energético. Está claro que un mantenimiento eficaz de la planta permite optimizar su funcionamiento y, por tanto, reducir el desperdicio energético.

La sustitución de sistemas por soluciones de nueva generación, más modernas y normalmente de mayor rendimiento desde el punto de vista energético, resulta incluso más eficaz.

Obviamente, esta no es la única posibilidad disponible para remodelar energéticamente las instalaciones de salud que, en gran parte, son edificios construidos antes de los años setenta, así como gran parte del parque nacional de edificios, por lo tanto, sin una atención particular al rendimiento energético.

Por ejemplo, es posible intervenir en el aislamiento de la envolvente del edificio, con el aislamiento de paredes y cubiertas, la sustitución de luminarias y la instalación de pantallas solares.

Autoproducción energética en salud: cogeneración y fotovoltaica

Una oportunidad importante, que permite reducir los costes energéticos, es recurrir a la autoproducción de energía, con dos vías a disposición de los responsables de la gestión energética de los hospitales: la fotovoltaica y la cogeneración.

La instalación de paneles fotovoltaicos es una opción concreta para la mayoría de establecimientos sanitarios, que suelen disponer de cubiertas bastante amplias, que permiten instalar un número adecuado de paneles, es decir, capaces de garantizar una autonomía eléctrica significativa.

La otra posibilidad, de hecho ya muy utilizada por los hospitales italianos, es la de la cogeneración que, recordamos, es una tecnología que permite la producción combinada de energía eléctrica y térmica, aprovechando la recuperación del calor de escape del motor o turbina que producen. .

Otra posibilidad para los hospitales está representada por la trigeneración: en el período estival, el calor recuperado del sistema de cogeneración se puede transformar en energía de refrigeración útil para el acondicionamiento de los sistemas, gracias al uso de un ciclo de refrigeración por absorción.

Finalmente, incluso en hospitales es posible intervenir en la iluminación, en primer lugar mediante la instalación de cuerpos de iluminación más eficientes, como los LED, así como con soluciones de automatización de edificios capaces de automatizar su encendido y apagado.

Los incentivos disponibles para la recalificación energética de la asistencia sanitaria

La recalificación energética de una instalación sanitaria puede implicar un coste importante, pero en Italia es posible contar con una serie de incentivos que permiten reducir significativamente los tiempos de recuperación: en particular, la Cuenta Térmica fomenta la mayoría de los tipos de intervenciones que puede hacer que una instalación de salud pública sea más eficiente desde el punto de vista energético.

La contribución se calcula en función del tipo de intervención, en función del aumento del rendimiento energético que genera o, en el caso de intervenciones en las plantas, en función de la energía que se puede producir.

El mecanismo también cubre parte de los costos de diseño, fomentando la implementación de intervenciones de eficiencia más complejas que la simple sustitución de componentes tecnológicos existentes, y por lo tanto contribuye a mejorar los servicios que ofrecen los hospitales en términos de terapia y salud.

La instalación de plantas de cogeneración de alto rendimiento también está fomentada por el mecanismo de Certificados Blancos, mientras que la fotovoltaica, según su tamaño, disfruta de desgravaciones fiscales e incentivos específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

generar tu propia electricidad en casa!!Más del 50% Off de descuento

Descubra nuestro curso corto (ahora con un descuento superior al 50%) para generar energía renovable de forma independiente en casa.