Seis ciudades que dejan espacio a la naturaleza

El verde urbano: Seis ciudades que dejan espacio a la naturaleza

Desde colmenas en los tejados hasta canales forestales que introducen aire fresco en los centros urbanos, las ideas innovadoras están llevando la naturaleza a las zonas urbanas de todo el mundo. He aquí seis ciudades que han encontrado la manera de incorporar el verde a sus paisajes urbanos, en beneficio de su población y del medio ambiente.

Liverpool, Inglaterra

Un muro vivo es la forma en que la ciudad de Liverpool ha dado cabida a la naturaleza en su ajetreado centro urbano. Con la escasez de espacio para plantar, ha convertido el árido exterior de hormigón del centro comercial St John’s en 65 metros de frondoso hábitat. Instalado en 2020, el muro vivo de Liverpool ha sido plantado con 14.000 árboles de hoja perenne, perfectamente situados para ayudar a atrapar parte de la contaminación generada por la cercana estación de autobuses de la ciudad.

En 2021, la siguiente fase de la iniciativa entró en acción con la instalación en la azotea de dos colmenas de abejas. Cada una de ellas alberga 20.000 abejas y el personal de las instalaciones ha recibido formación para convertirse en expertos cuidadores de sus diminutas compañeras. Un año después, la población de abejas del centro de la ciudad está floreciendo, hasta el punto de que la primera cosecha de miel de las colmenas produjo 180 tarros. Las abejas no sólo polinizan el muro vivo, sino que actúan en un radio de cinco kilómetros de sus colmenas, ayudando a la ecología de la comunidad en general.

Curitiba, Brasil

En Curitiba, al noroeste de Brasil, la plantación de árboles es la última fase para conseguir que la ciudad sea lo más verde posible. Curitiba lleva trabajando por un modelo sostenible desde la década de 1970 y, ante el reto de una población en auge, los urbanistas hicieron del bienestar de los residentes su principal preocupación. Desde entonces, la incorporación de zonas naturales de ocio y el incentivo del reciclaje se han convertido en una parte fundamental de la planificación de la ciudad.

El plan de forestación del Gobierno ha permitido plantar muchos árboles junto a las carreteras, en parques, plazas y otras zonas públicas: 139.000 solo entre 2013 y 2016. Las especies autóctonas de menor tamaño, como el ipê, son las preferidas para plantar junto a las carreteras, mientras que el jardín municipal de la ciudad propaga árboles de mayor tamaño, como la conífera de hoja perenne araucaria, para reubicarlos en parques más grandes.

También se han creado diez “minibosques”, que aprovechan zonas más pequeñas en las que es imposible realizar plantaciones más grandes. La zona está sujeta a fuertes precipitaciones y, por tanto, a inundaciones, por lo que también se han implantado formas de gestionar el desbordamiento respetuosas con el medio ambiente. Anteriormente, se utilizaban canales de hormigón para canalizar las aguas pluviales de escorrentía y se sustituyeron por zonas de parques públicos.

Curitiba, a menudo catalogada como una de las ciudades más verdes de Brasil, cuenta ahora con más de 1.000 oasis de espacios verdes. Las encuestas muestran que un alto porcentaje de sus ciudadanos están contentos donde viven, lo que demuestra lo que puede ocurrir cuando las ciudades dan prioridad a las personas sobre los coches.

Singapur, sudeste asiático

Singapur está decidida a ser “una ciudad en la naturaleza”. En febrero de 2021, la ciudad-estado anunció su “Plan Verde 2030”, un ambicioso programa para hacer que la ciudad sea lo más sostenible y respetuosa con la naturaleza posible. Singapur ya cuenta con más de 400 parques y cuatro reservas naturales , y en 2026 aumentará a 300 hectáreas, con 200 hectáreas de zonas verdes en el cielo en 2030.

Para 2030, también se ha comprometido a plantar un millón de árboles en todo su territorio, y a aumentar la superficie de parques en un 50% con respecto a la base de 2020. La promesa es que, para 2030, ningún hogar esté a más de diez minutos a pie de un espacio verde accesible, y que estos promuevan activamente la salud y el bienestar de todos los residentes. Uno de los primeros de estos parques en abrirse es Jurong Lake Gardens, que cuenta con Clusia Cove, una zona de juegos acuáticos de tres hectáreas diseñada para imitar los patrones de las mareas y las costas. Mientras los niños juegan, también pueden aprender cómo el agua se filtra, se limpia y se recicla de forma natural a través de un biotopo de plantas acuáticas, incluyendo Hanguana malayanum.

Esmirna, Turquía

La ciudad turca de Esmirna espera reducir la contaminación con el Corredor Ecológico del Arroyo Mavisehir Peynircioglu, una cinta verde de 26.500 m² de vegetación que consume carbono. Inaugurado en octubre de 2020, se han plantado en la zona 1.150 árboles y 250.000 arbustos adicionales, todos ellos de especies apropiadas para el clima mediterráneo. Los responsables del proyecto estiman que la actividad de los polinizadores ha aumentado un 45% gracias a ello.

Sin embargo, el reverdecimiento urbano no tiene por qué ser todo o nada. Los proyectos de menor envergadura también pueden contribuir a la captura de carbono y animar a los residentes a relacionarse con la naturaleza. Con este fin, Izmir ha introducido una serie de “parklets” por toda la ciudad, pequeños oasis que ofrecen a los residentes lugares para sentarse entre contenedores de plantas que ayudan a reducir el efecto de “isla de calor” creado por los edificios agrupados. Al ocupar mucho menos espacio (y presupuesto) que un proyecto a gran escala, los parques de bolsillo de Izmir son un modelo para otras ciudades que buscan formas prácticas de introducir la naturaleza en las zonas urbanas.

Seúl, Corea del Sur

En Corea del Sur, Seúl ha plantado un bosque en un intento de reducir las temperaturas de la ciudad entre 3 y 7 °C. Es oficialmente una megaciudad, designación que se da a una aglomeración con una población de más de diez millones de personas. De hecho, si se incluye su gran área metropolitana, Seúl alberga unos 25,6 millones, lo que la convierte en una de las ciudades más pobladas del mundo.

En 2018, el noreste de Asia experimentó una ola de calor extrema, la más calurosa de la que se tiene constancia. Las temperaturas se dispararon hasta casi 40 °C y, dos años después, en un esfuerzo por contrarrestar más episodios de este tipo, las autoridades de la ciudad dieron a conocer los planes de un nuevo parque, denominado “Bosque de los Vientos”. Diseñado para llevar aire fresco directamente a la ciudad -y también para atrapar las partículas contaminantes y el polvo fino-, el bosque se plantó con especies como pinos, arces, cerezos silvestres y robles. Las obras del parque estaban previstas entre noviembre de 2020 y finales de 2021, y el Bosque de los Vientos se inauguraría en 2022.

The High Line, Nueva York

El High Line, en el lado oeste de Manhattan, es un parque público de 2 kilómetros de longitud, accesible a las sillas de ruedas, construido a lo largo de los restos de una sección elevada de la línea de ferrocarril en desuso. Se cerró a principios de la década de 1980 y se enfrentó a la demolición antes de que los residentes se unieran para formar Friends of the High Line, con el deseo de dar un buen uso al lugar.

Un concurso de diseño celebrado en 2003 generó interés e ideas sobre qué hacer con el espacio. Lamentablemente, una montaña rusa en el centro de la ciudad se consideró poco práctica, pero la idea de un jardín por encima de la calle gustó mucho. Así, la High Line se inauguró por etapas entre 2009 y 2019, y ahora es una vía verde de la ciudad con más de 150.000 flores, arbustos y árboles.

El compromiso con el público es una parte importante del éxito del proyecto. Aunque está administrada por el Departamento de Parques y Ocio de Nueva York, la High Line es mantenida y operada por voluntarios entusiastas. Es considerada por muchos como un modelo para otras ciudades que buscan formas innovadoras de introducir espacios verdes en su paisaje urbano; Washington D.C. espera seguir el ejemplo del proyecto con su 11th Street Bridge Park.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.