BEMS que es

BEMS que es, como funciona y cuales son las ventajas

La abreviatura BEMS, Building Energy Management System, es inmediatamente comprensible incluso para los no expertos. Cuando leemos estas siglas estamos hablando de un sistema de gestión energética de edificios, cuyo objetivo es perseguir el menor consumo energético durante la operación y durante todo el ciclo de vida. Un objetivo que desde luego no es despreciable, teniendo en cuenta que en el interior de los edificios -especialmente en el último año y medio- pasamos la mayor parte de nuestras horas y donde, por tanto, inevitablemente, consumimos una buena parte de nuestra demanda energética.

Según la directiva europea sobre el rendimiento energético de los edificios (EPBD), los edificios son responsables de aproximadamente el 40% del consumo de energía y el 36% de las emisiones de CO2 en la UE. Dado que la energía es un activo que tiene su propio coste, el uso excesivo e innecesario puede tener un impacto económico considerable en los hogares y las empresas, así como tener consecuencias medioambientales para la sociedad en su conjunto. Por el contrario, una gestión energética habilitada por el uso de un BEMS puede permitir una gestión precisa y automatizada de los sistemas y el suministro de energía, allanando el camino para la construcción de Edificios Inteligentes.

Cómo funciona BEMS

Básicamente, los BEMS son soluciones TIC extremadamente sofisticadas, capaces de integrar hardware, software y servicios TIC para asegurar la monitorización, automatización, gestión y control de las necesidades energéticas de los edificios. En particular, se hace posible monitorear y controlar automáticamente equipos eléctricos y mecánicos que consumen energía como termostatos, HVAC y sistemas de iluminación dentro de un solo edificio o grupo de edificios, lo que permite mejorar la eficiencia energética y el confort. Los sistemas tales como acondicionadores de aire, iluminación, calderas, calentadores de agua, máquinas elevadoras, máquinas de drenaje, plomería y sistemas sanitarios se pueden controlar a través de BEMS. En particular, en base a la información recibida, es posible controlar los tiempos de encendido / apagado de los sistemas, así como parámetros como la humedad y la temperatura, desde una única plataforma centralizada.

BEMS: integración con otro software

Evidentemente, los BEMS, más a largo plazo, también nos permiten verificar las fluctuaciones del consumo energético a lo largo del tiempo. Permitiendo así configurar estrategias de optimización energética basadas en datos reales y concretos. En general, los BEMS tienden a estar vinculados e integrados con BMS (sistemas de gestión de edificios) y BAS (sistemas de automatización de edificios), otros dos software estándar para el funcionamiento de edificios inteligentes modernos. Cuando estos sistemas ya están presentes en el edificio en cuestión, probablemente no sea necesario crear sensores ad hoc para BEMS. Además, a través de esta integración, BEMS puede recopilar y analizar datos adicionales, obteniendo así una visión más completa y precisa del uso de la energía en un edificio, a menudo apoyándose en tecnologías de tipo nube.

Los beneficios de los sistemas de gestión energética de edificios

Además de la ventaja antes mencionada de reducir costos en la factura, ligada a la posibilidad de eficiencia energética, hay toda una serie de beneficios relacionados con la adopción de BEMS. En primer lugar, la disponibilidad de BEMS es un elemento que puede ayudar a los edificios a obtener una certificación de sostenibilidad y eficiencia. El BEMS proporciona a los responsables de las instalaciones una visibilidad en tiempo real de las tendencias de consumo energético, lo que permite iniciar acciones encaminadas a mejorar el confort y la seguridad de las personas presentes.

Además, BEMS permite una identificación más sencilla de las anomalías de la planta, con la consiguiente reducción del riesgo de sobretensiones, cortes y fallas en los equipos eléctricos y mecánicos.

En el futuro, la implementación de BEMS en un edificio puede ser un elemento importante para las redes inteligentes y las ciudades inteligentes: BEMS podría supervisar el almacenamiento y posterior liberación del exceso de electricidad acumulada, quizás producida por plantas de fuentes renovables instaladas en el sitio, contribuyendo así a una mejor regulación de la red eléctrica a nivel local.

BEMS: las perspectivas de crecimiento

Claramente, es muy difícil imaginar, en este momento, una aplicación de BEMS en un edificio privado normal, como un edificio de apartamentos, aunque, por supuesto, existe la posibilidad teórica y técnica. Los BEMS se utilizan principalmente en edificios comerciales, incluidos hospitales, hoteles, establecimientos educativos, grandes oficinas, centros comerciales e industrias. Sin embargo, según un análisis reciente de ResearchAndMarkets.com, los BEMS están destinados a experimentar un gran desarrollo en la pospandémica, porque se consideran un arma útil para responder a la cuestión de la sostenibilidad y la seguridad. En particular, la facturación global vinculada a BEMS alcanzará los 8.400 millones de dólares en 2027, con una tasa de crecimiento anual promedio de + 12,4% en el período 2020-2027.

El BEMS para edificios inteligentes y eficientes

Avanzando hacia un futuro donde un edificio eficiente es también un edificio inteligente basado en el uso de IoT, Big Data y sistemas inteligentes, Trend Control Systems, que forma parte de Honeywell Building Technologies, propone Building Energy Management Systems (BEMS) destinado a aumentar la eficiencia energética de un edificio, aumentando su productividad y mejorando el bienestar de los usuarios.

El sistema proporciona un control preciso de la calefacción, ventilación, aire acondicionado e iluminación al ofrecer acceso a información y datos en tiempo real. Esto permite evitar el desperdicio e intervenir rápidamente en las ineficiencias. El resultado es un alto ahorro energético, una reducción de las emisiones de CO2 y una óptima gestión de los espacios según las necesidades de ocupación y uso.

Una tendencia BEMS se puede personalizar y sigue a cada edificio a lo largo de su ciclo de vida: desde el diseño y la ingeniería de cada solución, a la optimización y mantenimiento de su rendimiento, a la integración y conexión con otros servicios del edificio.

1 comentario en “BEMS que es, como funciona y cuales son las ventajas”

  1. Pingback: Edificio inteligente: que es. Ejemplos y ventajas del edificio inteligente - Málaga por ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *