Apagones y precios

Apagones y precios: la tormenta perfecta en los sistemas eléctricos

Una tormenta perfecta azota los sistemas eléctricos de medio mundo con la previsión de repetidos apagones y subidas de precios. Los fenómenos extremos, la fragmentación de la gobernanza y la falta de modernización de las redes ante la penetración de las energías renovables son algunos de los motivos que pueden hacer que la electricidad no sea fiable en un mundo digital que depende cada vez más de ella.

Existe un riesgo fundado de que mil millones de personas se enfrenten a apagones prolongados en los próximos meses. Una combinación de razones contribuye a ello: la penetración incontrolada de las energías renovables intermitentes; las redes de transmisión inadecuadas y anticuadas; el uso limitado del almacenamiento; el retiro prematuro de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles, sin que las energías renovables puedan sustituirlas; y la escasez de combustibles fósiles.

Se verán afectados, según Bloomberg, Asia (especialmente Pakistán, Myanmar, India para mil millones de personas), Europa (debido a la baja hidraulicidad, menor contribución nuclear en Francia, almacenamiento de gas aún insuficiente), América (como veremos).

Los riesgos se materializarán especialmente este verano con el encendido de los aires acondicionados.

Fosco es el futuro de los precios de la electricidad en Europa

electricity-shock

Pero hay otro frente que merece un estado de alerta por parte de las autoridades responsables, así como una mayor (y mejor) atención mediática por parte del público: el de los precios de la electricidad.

Los precios a plazo de la electricidad para los contratos de finales de 2022 y, sobre todo, de 2023 en Europa han experimentado fuertes subidas, en algunos casos de hasta el 40%, que inevitablemente se trasladarán a la factura final con incrementos similares a los registrados en el segundo semestre del año pasado.

Para no aumentar la carga de los hogares con facturas excesivas, los gobiernos tendrán que volver a meter la mano en la cartera. En mayo, el contrato a plazo alemán a un año se situó en 222 euros/MWh, por encima del récord anterior de 207 a finales de diciembre pasado. Antes de 2021, la media más alta para el mismo contrato había sido de 83 en 2008.

Los principales responsables de este choque eléctrico serán el aumento de los precios del gas y del carbón y la reducción del 30% de la producción nuclear en Francia.

17 de las 56 centrales nucleares de Francia están temporalmente fuera de servicio por mantenimiento, de modo que para evitar apagones se han visto obligadas a recurrir al carbón, a pesar de la declaración del nuevo gobierno de que su máxima prioridad es el medio ambiente.

El hecho de que los riesgos de apagones y la certeza de las subidas del precio de la electricidad no se mencionen en absoluto en los medios de comunicación, pero sobre todo en Bruselas, da cuenta del abismal desfase entre la dinámica real de las cosas y la profusión de anuncios y promesas, empezando por los incluidos en el REPoweEU.

De hecho, la combinación de apagones y subidas de precios de la electricidad amenaza con golpear los sistemas eléctricos de bastantes países como una tormenta perfecta.

Estados Unidos y los riesgos de apagón

Aumento de los fenómenos extremos + penetración de las renovables sin modernización de las redes eléctricas

Los riesgos de apagones son especialmente evidentes en la mayor economía del mundo: Estados Unidos, entre otras cosas por la multiplicación de fenómenos meteorológicos extremos, que entre 2002 y 2021 ascendieron a 229 (con una media de 1.000 millones de daños cada uno), unas 2,5 veces (94) los ocurridos en un periodo anterior comparable.

El sistema eléctrico estadounidense ha puesto de manifiesto la incompatibilidad del crecimiento de las energías renovables y la e-movilidad con la anticuada y mal interconectada infraestructura eléctrica, el 70% de la cual se acerca al final de su vida útil. Lo que requeriría inversiones de hasta 2 billones de dólares para modernizarlo.

En los últimos seis años, el número de apagones se ha duplicado en comparación con los seis anteriores. Los operadores regionales han subestimado los efectos tanto de los fenómenos extremos (como en el caso de California) como de la penetración de las energías renovables al no invertir en las redes de transporte.

Por otra parte, el gobierno federal no tiene poder para imponer la necesaria modernización, que cae bajo la autoridad de una miríada de actores estatales, locales y reguladores. Además, las empresas de servicios públicos son reacias a realizar inversiones que podrían aumentar la competencia de las empresas de servicios públicos de otras regiones. Mientras que la nueva producción solar y eólica haría que estas conexiones interregionales fueran esenciales para hacer llegar la electricidad a los núcleos de población.

Gobernanza fragmentada

Una de las principales razones del fracaso del sistema eléctrico estadounidense

De las muchas razones del fracaso del sistema eléctrico estadounidense, la principal es su gobernanza fragmentada, con una multiplicidad de responsables y la ausencia de una unidad de mando. Lo que ha ocurrido en todas partes es que los monopolios integrados verticalmente han sido sustituidos por una pluralidad de responsables mal coordinados.

La decrépita infraestructura eléctrica estadounidense es el primer obstáculo para el crecimiento de las energías limpias y las ambiciones declaradas por el Presidente Joe Biden de eliminar las emisiones de carbono del sistema eléctrico para 2035 y de toda la economía para 2050.

Ambiciones abandonadas en gran medida tras el estallido de la guerra, mientras se prevé la suspensión de la legislación antismog que impone límites restrictivos a la calidad de la gasolina para aumentar su disponibilidad.

Cualquier escasez de energía provoca pérdidas en el bienestar social, más aún en la sociedad de la tecnología de la información, los ordenadores, las tabletas, las redes digitales, que depende de la perfecta continuidad y fiabilidad del suministro eléctrico, de modo que la más mínima desconexión puede causar enormes daños.

La fiabilidad del suministro eléctrico es fundamental en un mundo cada vez más digitalizado

En el mundo moderno, la calidad de la electricidad supera a su cantidad, lo que atenúa la importancia de la tendencia a la baja de su intensidad de uso, como si indicara una disminución de la importancia del factor energético.

Es exactamente lo contrario. Sin embargo, nunca antes los sistemas de infraestructuras habían mostrado una creciente fragilidad y vulnerabilidad, especialmente en las zonas urbanas, donde reside la mitad de la población mundial.

Como resultado, el número de apagones ha aumentado en todas partes: los de mayor importancia fueron 50 en 26 países en la primera década del siglo. La demanda de electricidad, que tendría que crecer desde el actual 20% del consumo energético para permitir la descarbonización, y que es cada vez más exigente en términos de calidad, se ha visto así contrarrestada por un suministro cada vez más incierto y poco fiable.

El hecho de que no se hable de ello, con la ilusión de exorcizar con el silencio una verdad incómoda, no disminuye su gravedad, al tiempo que plantea la cuestión de si no es más lógico reforzar toda la infraestructura eléctrica mundial en lugar de someterla a más tensiones forzando la penetración de las renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.