Ahorro de energía reduce el consumo de electricidad.

Ahorro de energía: reduce el consumo de electricidad

Un diseño sostenible basado en el ahorro energético debe ir seguido de un comportamiento responsable de las personas que habitan los espacios: el consumo de electricidad depende de los diferentes sistemas y equipos instalados en nuestros hogares, pero algunas atenciones ayudan. Todos podemos contribuir al ahorro energético y la reducción de emisiones y consumos, obteniendo también importantes beneficios económicos, que hoy no deben subestimarse también por el aumento de las facturas.

El consumo de energía es un tema de gran actualidad, relacionado con el uso de fuentes renovables y el desarrollo sostenible. Si es importante diseñar y construir un edificio sostenible y con especial atención al ahorro energético, es igualmente importante que haya sensibilidad al tema por parte de los habitantes.
Ahorrar energía, en casa y en la oficina, es una forma importante de contribuir personalmente a la lucha contra el cambio climático y al logro de los objetivos de sostenibilidad marcados por Europa para 2030. Además, por importante que sea la cuestión medioambiental, la particularidad El momento histórico que vivimos pone de manifiesto un segundo aspecto, igualmente fundamental para las familias y los empresarios italianos: el ahorro económico.

Por qué aumentan las facturas y cuánta energía consumimos

Las familias y los empresarios italianos se enfrentan a un fuerte aumento de sus facturas, debido a un aumento de los costos de energía y gas previsto para el último trimestre de 2021. Las razones por las que el mercado es inestable dependen de la combinación de varios factores, como el aumento de los costos de las materias primas y el aumento de los costos de las empresas que se dedican al sector energético, también en relación a las importantes inversiones en curso para favorecer la transición energética y el aumento de los costos de los permisos de emisión de CO2. Además, todo esto se combina con la creciente demanda de energía y la dependencia de países extranjeros para el suministro de energía. Sin mencionar que el invierno pasado fue largo y provocó el consumo de suministros energéticos.

Pero, ¿por qué el aumento del costo del gas provoca un aumento en las facturas de la luz? En realidad, el contexto descrito y la subida de los precios del gas están impulsando la subida del coste de la electricidad, ya que en Italia se produce alrededor del 40% del gas natural. Además, la recuperación económica tras la pandemia ha sido muy rápida, con una brecha también acentuada por el hecho de que llegamos de un 2020 en el que el consumo eléctrico ha caído un 5,3% respecto a 2019, con un consumo total de 302,7 TWh. .

Las causas del alto consumo y el desperdicio de energía

El primer paso para ahorrar electricidad es sin duda reflexionar sobre dónde y cómo se consume en casa.

La demanda de electricidad durante la vida útil de un edificio es la suma de diferentes necesidades. La electricidad se utiliza para la climatización del edificio (frío y calor según los sistemas instalados), para la producción de agua caliente sanitaria, para la cocción de alimentos, para la iluminación y para el funcionamiento de todos aquellos aparatos electrónicos que tenemos. entornos de vida.

Además de los electrodomésticos y los dispositivos eléctricos, ¿hay algún sistema importante que funcione con electricidad, como una bomba de calor o un sistema de ventilación mecánica? ¿El sistema eléctrico es de reciente construcción o ha sido renovado o data de hace más de 20 años? ¿Qué tipo de bombillas se utilizan? ¿Existe un sistema de autoproducción de energía, como la fotovoltaica?

Estas son solo algunas de las preguntas que debe hacerse para tomar conciencia de su consumo eléctrico y luego evaluar dónde hay desperdicio e ineficiencias. Esto puede ayudar a los sistemas de medición inteligente, capaces de detectar con precisión el consumo, o enchufes inteligentes, que recopilan información para el usuario relacionada con el consumo de cada dispositivo conectado.

Ahorro de energía con electrodomésticos

Los grandes electrodomésticos juegan un papel importante en el balance energético doméstico y, precisamente por ello, es fundamental la sustitución de aparatos antiguos por nuevos de clases energéticas elevadas, como frigoríficos o lavavajillas. El consumo se muestra en las etiquetas de energía y muchos productos ahora están diseñados para funcionar también en ciclos especiales “eco”, configurados para reducir el consumo de energía durante su operación.

En el caso de la lavadora, el factor que más incide en el consumo energético es el calentamiento del agua para lavar, mientras que el coste de la energía necesaria para hacer funcionar una secadora es realmente elevado. El acondicionador de aire, por otro lado, es el principal responsable del alto consumo de energía durante los meses de verano.

En general, por grandes o pequeños que sean los dispositivos, siempre es importante evitar la espera durante largos períodos de inactividad.

Iluminación y ahorro energético

El consumo debido a la iluminación puede variar mucho de un edificio a otro, dependiendo de la iluminación natural y de las actividades que se desarrollen en un entorno determinado.

Asegúrese siempre de que el sistema eléctrico tenga un mantenimiento adecuado y que el reemplazo de todos los dispositivos de iluminación con soluciones de bajo consumo energético puede marcar la diferencia.

Existen diferentes tipos de lámparas de alta eficiencia, pero hoy en día las más comunes son las LED, que hoy ofrecen un amplio rango de temperatura que varía desde los 3.000 K con luz cálida hasta más de 6.000K, con temperaturas de luz fría, y una duración con una luz cálida. vida media de hasta 100.000 horas. La sustitución de los cuerpos de iluminación podría formar parte de un estudio de iluminación más profundo, con el fin de garantizar también un mejor confort visual.

Para reducir el gasto energético en iluminación se pueden instalar detectores de presencia, muy utilizados en lugares públicos (como baños o pasillos) que regulan automáticamente el encendido y apagado de las luces. O bien, utilice sensores de luz diurna, que regulan la luz artificial con respecto a la luz natural, y reguladores, que permiten al propio usuario ajustar la intensidad de la iluminación artificial. Para el exterior, sin embargo, los interruptores crepusculares son perfectos, que permiten el encendido automático de los cuerpos de iluminación en función de los valores de iluminancia detectados.

Sistemas eficientes y Auotmación de viviendas

En el caso de que en el hogar se instalen sistemas eléctricos de calefacción, ventilación o producción de agua caliente sanitaria, es fundamental elegir modelos con alta eficiencia energética. Igual de importante es el dimensionamiento del mismo, para no exceder la potencia instalada y desperdiciar energía. Además, en estos casos siempre es bueno evaluar la combinación con un sistema de autoproducción de energía, como la fotovoltaica, para cubrir el consumo de las plantas sin comprar energía de la red pública.

Finalmente, no se debe subestimar el potencial de los sistemas de domótica, o sistemas de domótica, que permiten un desempeño eficiente al combinar y regular el conjunto de sistemas y equipos en el edificio. Un sistema de regulación inteligente e integrado garantiza el ahorro de energía. Los sensores automatizan el funcionamiento de los sistemas, evitando desperdicios, todo se puede ajustar de forma remota, con encendido solo dónde, cómo y cuándo, el usuario siempre conoce su consumo e identifica fácilmente el desperdicio de energía, muchas veces también por descuidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.