Acuerdo en el G20

Acuerdo en el G20, el bienestar de la sociedad en el centro. Pero el documento no despega

Tratamos de mantener unidos los temas divisorios que surgen con la transición ecológica, la lucha contra el cambio climático y la necesidad de mantener el aumento de la temperatura media global dentro de 1,5 grados centígrados, especialmente después de la fase pandémica.

El núcleo del mensaje: “debe ser una transición justa que no deje a nadie atrás”. En dos puntos, no se ha llegado a un acuerdo, y el nudo acabará en la mesa más política del G20 con jefes de Estado y de Gobierno.

“Una sociedad próspera, inclusiva, resiliente, segura y sostenible que no deja a nadie atrás”. Este es el corazón del documento final de los ministros de ecología del planeta reunidos en el G20 Medio ambiente, energía y clima en Nápoles.

De esta manera tratamos de mantener unidos los temas divisorios que surgen con la transición ecológica, la lucha contra el cambio climático y la necesidad de mantener el aumento de la temperatura media global dentro de 1,5 grados centígrados.

De China a India, de Estados Unidos a Rusia y países europeos, se acordó que, especialmente después de la fase pandémica, la transición energética hacia energías renovables es una herramienta para el crecimiento socioeconómico, además de ser inclusiva y rápida. para la creación de empleo.

El núcleo del mensaje es uno: “debe ser una transición justa que no deje a nadie atrás”. En el documento en su conjunto, la comunidad internacional del G20 -se observa- reconoce un papel fundamental de la ciencia, y en el que se debe basar la política, comenzando por la estrecha correlación entre clima y energía y la necesidad de reducir las emisiones globales mejorando las acciones de adaptación.

Pero en dos puntos no se llegó a un acuerdo. Tanto es así que la disolución del nudo tuvo que posponerse a un nivel más político, en el G20 con jefes de Estado y de gobierno.

Lucha contra el cambio climático

Lucha contra el cambio climático

Los compromisos del Acuerdo de París se reafirman como el faro vinculante que conducirá a la COP26 en Glasgow a finales de año. El objetivo común es mantener la temperatura muy por debajo de los 2 grados Celsius y continuar los esfuerzos para limitarla a 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales.

Los países del G20 acuerdan aumentar la ayuda a los países en desarrollo para que nadie se quede atrás. El papel del compromiso financiero de 100 mil millones de dólares sigue siendo central, con el compromiso de aumentar las contribuciones cada año hasta 2025.

Y se requiere un papel, para el aumento de estos fondos, en particular de las instituciones financieras para el desarrollo y de los bancos multilaterales. La transición es necesaria e indispensable, pero debe ser justa y garantizar el apoyo y la solidaridad de las categorías y países más frágiles. El papel del cambio climático en la pérdida de biodiversidad se reconoce unánimemente.

Acelerar hacia la energía limpia

Acelerar hacia la energía limpia

Faro de la transición energética con una clara apuesta por la cooperación en el uso y difusión de tecnologías renovables, necesaria para la transición y herramienta imprescindible para impulsar e implementar el Acuerdo de París.

Los impactos climáticos ya se han experimentado en todo el mundo, lo que demuestra la necesidad de implementar acciones de adaptación.

Todos los países participan activamente en la transición energética total, utilizando los 2.000 millones de dólares de los recursos de los fondos de inversión climática. Se destaca el gran potencial de las renovables offshore, la energía oceánica y la posibilidad de implementar este tipo de tecnología.

La eficiencia energética juega un papel clave en la reducción de gases de efecto invernadero y la promoción del crecimiento económico sostenible. Es necesario actuar sobre la eficiencia, los modelos de producción y consumo sostenibles y la circularidad, conscientes de que ningún combustible o tecnología por sí solos puede permitir que todo el sector energético reduzca las emisiones.

El hidrógeno es la piedra angular de la economía energética del futuro, con miras a reducir las emisiones. Reconoce la necesidad de seguir invirtiendo en tecnologías renovables, junto con la reducción del uso de metano, y de avanzar rápidamente hacia la reducción de la pobreza energética.

Se reconoce que los sistemas de energía asequibles, confiables, sostenibles y modernos son esenciales para proteger nuestro planeta y su gente. Se destacan los esfuerzos basados ​​en contextos nacionales para lograr transiciones de energía verde ambiciosas y realistas al tiempo que se garantiza un suministro de energía estable.

Afirmación del compromiso de Italia de reducir las emisiones en el sector energético, aumentando aún más la cooperación en la difusión de tecnologías limpias. Rusia y China también se han comprometido a eliminar gradualmente la generación de energía a base de carbón.

La eficiencia energética es un factor crucial en las transiciones de energía limpia y el crecimiento económico, por lo que el G20 está comprometido con el aumento de las iniciativas multilaterales que ya existen en todo el mundo.

Flujos financieros

Flujos financieros

Se le da una importancia central a cómo orientar los esfuerzos financieros y económicos de los países del G20 hacia los objetivos del Acuerdo de París, teniendo en cuenta los esfuerzos para erradicar la pobreza, hacia una transición justa e inclusiva.

La alineación de los flujos financieros y los esfuerzos de recuperación con los objetivos del Acuerdo de París puede representar una oportunidad para el crecimiento económico al facilitar las inversiones para aumentar la adopción de las soluciones ya disponibles, incluida la generación de energía renovable y las tecnologías de bajas emisiones.

Es por esta razón que se reconoce la necesidad de hacer un mejor uso de la gama completa de palancas y herramientas de políticas disponibles, incluidos los diversos paquetes adoptados para la recuperación de Covid-19.

Las estrategias de adaptación y resiliencia pueden integrarse aún más en los flujos financieros nacionales e internacionales, incluso mediante la movilización de recursos públicos y privados adicionales.

En este sentido, se reconoce la importancia de asegurar la consideración de los riesgos climáticos actuales y futuros en todas las agendas de inversión y políticas, hacia el desarrollo de estándares globales de información.

Recuperación sostenible e innovadora

Recuperación sostenible e innovadora

Se ha reconocido que las medidas de recuperación en línea con el Acuerdo de París y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas tienen el potencial de llevarnos más allá del enfoque tradicional, aumentar la resiliencia económica y social global.

En este sentido, la introducción de políticas, herramientas y tecnologías sostenibles puede permitir avances sustanciales para un futuro resiliente al cambio climático, que garantice e impulse tanto el bienestar social como el crecimiento y el desarrollo económico.

Si bien reconoce la necesidad de continuar priorizando los esfuerzos para abordar el Covid-19, el G20 se compromete a asignar una parte ambiciosa de fondos para los planes nacionales de recuperación y resiliencia para mitigar y adaptarse al cambio climático. Existe una recomendación para hacer el mejor uso de los Planes de Recuperación para estimular y reducir los riesgos de inversión en el sector privado, incluso mediante la promoción de instrumentos de financiamiento conjunto público-privado y asociaciones público-privadas, para estimular simultáneamente el crecimiento económico puestos de trabajo, potenciar a las mujeres, los jóvenes y las categorías marginadas.

Los países del G20 subrayan la importancia de construir una evaluación preventiva eficaz de las medidas de recuperación a nivel nacional y compartir las mejores experiencias políticas y estructurales; así como el papel clave que desempeñan los paquetes nacionales de recuperación bien diseñados para orientar las acciones a corto plazo y definir y respaldar estrategias a largo plazo.

La innovación, la investigación y el desarrollo no solo juegan un papel clave para el futuro, sino que para los países del G20 es necesario incrementar sus niveles, tanto en el sector público como en el privado, también sobre la base de colaboraciones internacionales. Es necesario prever la posibilidad de políticas fiscales y subsidios que promuevan inversiones en innovación sostenible y proyectos focalizados que tomen en cuenta aspectos tanto económicos, sociales como ambientales.

El papel de las ciudades

El papel de las ciudades

Las ciudades son particularmente vulnerables al cambio climático y, al mismo tiempo, pueden ser actores muy importantes en las acciones de mitigación. Por ello, se favorecen y fomentan las acciones de gobierno que contemplen la colaboración activa y continua con las ciudades y áreas metropolitanas.

En esta clave, las iniciativas de abajo hacia arriba, como el Pacto Global de los Alcaldes, son importantes. También se reconoce la importancia de vivir en armonía con la naturaleza, desarrollar la resiliencia y acelerar la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En el ámbito de la movilidad se reitera la urgente necesidad de promover una sostenible y conveniente, incluyendo todas las infraestructuras relacionadas, teniendo en cuenta el análisis de todo el ciclo de vida.

Se fomenta el progreso continuo en el uso e inversión extensivos de tecnologías digitales, para la integración de sistemas de energía renovable variable, incluido el almacenamiento de energía, las redes inteligentes, las centrales eléctricas virtuales, la gestión de la oferta y la gestión de la demanda, así como el papel de la energía hidroeléctrica y la bioenergía moderna para estabilidad e interacción del sistema y coordinación entre fuente de energía-red-almacenamiento-carga.

Se apoya a las comunidades locales de generación y energía distribuidas sostenibles como un medio concreto para facilitar la accesibilidad, confiabilidad, rentabilidad, accesibilidad y sostenibilidad de la energía.

Los esfuerzos para mejorar la cuantificación y el seguimiento de las soluciones basadas en la naturaleza a fin de informar las decisiones de planificación, los modelos financieros y comerciales sostenibles, cuando corresponda, son bienvenidos.

Los dos puntos sobre los que no hubo acuerdo

Los dos puntos sobre los que no hubo acuerdo

“En dos puntos no hemos encontrado el acuerdo en el G20 Environment y los hemos enviado de vuelta al G20 de los jefes de estado y de gobierno: permanecer por debajo de 1,5 grados de calentamiento global para 2030 y eliminar el carbón de la producción de energía para 2025 – observa el ministro de Transición Ecológica, Roberto Cingolani, al término del G20 – Estados Unidos, Europa, Japón y Canadá están a favor, pero cuatro o cinco países, entre ellos China, India y Rusia, han dicho que no les apetece dar esta aceleración, incluso si quieren permanecer dentro de los límites del Acuerdo de París. Hemos pospuesto la decisión a un nivel político superior, el de los jefes de Estado y de gobierno ”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.